sábado, 9 de enero de 2016

Yo nunca hice nada

Todo ocurrió de repente, sin lógica ni orden, sin motivos aparentes.
Yo soy un maestro de los de siempre, con sus alumnos, su maletín y sus libros de texto. Solo hacía mi trabajo enseñando a generación tras generación sin meterme en temas políticos, religiosos o morales. Una persona sencilla.

Por eso no alcanzaba a entender por qué teníamos que huir de nuestra tierra, de nuestro hogar, de nuestras raíces. Huir dejando atrás todo lo que amábamos por una amenaza de muerte que nada tenía que ver conmigo ni con los míos. Mi cabeza no podía entender por qué nos pasaba esto. Si yo nunca hice nada.

Aún resuenan en mi cabeza los gritos despavoridos de todos los vecinos anunciando lo peor

- ¡Ya vienen! ¡Corred! 


Salir corriendo, huir con lo básico, con lo imprescindible para la vida. Qué poco se necesita cuando nuestras vidas están en juego. Cuánto dejas atrás que ya no es necesario, prescindible. ¿Qué hemos hecho en nuestra vida? En un segundo valoras la vida por encima de todas las cosas.

Llevaba a mi hijo de dos años en brazo y una maleta con esas pequeñas cosas. Mi mujer me acompañaba, mantas en una bolsa, algo de comida y dinero y el peluche favorito de él. No había nada más.

Fuente: Periodista Digital
Todo fue un infierno dantesco en nuestro incierto viaje, pasando frío, hambre, miedo y sobre todo impotencia de ver llorar a tu familia. 
Hicimos un largo camino dejando todo atrás, deambulando por tierras desconocidas como un ejército de zombis. Tierras prósperas que vivían en paz y que nos miraban como los herederos por derecho de nuestra propia situación, indiferentes, insensibles, fríos. 
La falta de empatía de aquellas personas me llamaba poderosamente la atención aquellas veces en las que el hambre y el miedo abandonaban mis pensamientos. 
Mis sentimientos pasaban inevitablemente por la frustración y desapego por el ser humano. ¿Por qué no nos ayudaban? ¿Qué pasaba por sus cabezas? ¿Acaso no fueron niños, no tuvieron maestros que los concienciasen sobre la empatía, la solidaridad, la cooperación, el diálogo?

Fuente: Noticiasrcn
Fuente: El Patagónico
Pero cuando una persona tiene sus necesidades saciadas, difícilmente se esfuerza por entender al otro, por pensar qué sería de ellos si les sobreviniera esta situación.
Sin embargo a nosotros nos sobrevino, y hubo un tiempo muy muy cercano en los que yo vivía como ellos. ¿Qué paso? ¿Qué nos llevó a esto?

Yo nunca hice nada

Durante el viaje del terror en el mar, en la noche, en el sufrimiento, tuvimos una noche de calma en la que pudimos descansar sin temor a morir. Mientras mi hijo dormía acurrucado en los brazos de mi mujer, mi mirada se perdía en su carita de ángel y mi mente buscaba en lo más oscuro y profundo las causas de todo. 

Y entonces, y solo entonces fue cuando pude dejar a un lado el odio y la frustración y mirar en mí mismo, en lo que yo hice en toda mi vida, en todo mi caminar para cambiar el mundo. Igual que ahora me pregunto el porqué de la pasividad de las personas que habitan estos países que atravieso, hubo un día en el que la pasividad también se adueño de mí. Una pasividad que ahora me reprocho y que jamás me perdonaré. 

Caí en la cuenta de que yo nunca hice nada, nunca hice nada por evitarlo y había tenido el arma más poderosa que existe en mis manos para haberlo logrado: la educación. 

Caí en la cuenta de que siendo maestro durante tantos años, teniendo el poder de cambiar las mentes de los niños y hacerlos futuras personas solidarias, empáticas, abiertas de mente y de espíritu, humanas en definitiva, nunca hice nada. 

Durante todos mis años de calmado y cómodo trabajo solo me preocupé por dar la lección, porque los alumnos aprendieran lo que aquellos libros de texto nos marcaban y que nada tenía que ver con la vida, con la persona, con las emociones, con la sensibilidad o con el respeto. 

Caí en la cuenta de que esa era la causa de todo: creamos autómatas programados para la competición, el individualismo, el poder. Personas que deben ser más que el otro, personas con un apetito feroz. Esto culmina en sentimientos de indiferencia, de insensibilidad y de miedo. Miedo a perder el estatus que tanto les ha costado. Personas que lleguen a mirar a un refugiado como una amenaza a su modo de vida. Personas que no entienden que está en sus manos cambiar este sufrimiento. 

Yo contribuí a ello y ahora me arrepiento. Me arrepiento enormemente y pido perdón.

Todo fue un mal sueño

Ahora os puedo contar que afortunadamente todo lo que os he contado fue un mal sueño. Un sueño que tuve una noche después de leer un artículo donde se nos volvía a contar que habían aparecido otros tres niños muertos en las costas de Turquía. 

Y digo afortunadamente porque este sueño me ha hecho reflexionar, replantearme mi modelo de enseñanza. Replantearme si transmito aquello que verdaderamente importa a mis alumnos. 
Afortunadamente porque al despertar descubrí que estoy a tiempo, que yo podría haber sido el protagonista de la historia y no lo soy, que aún puedo cambiar las cosas. Que tengo la posición y el privilegio de hacer cambiar las cosas en un país de esos, que como en el sueño, vive en paz y con sus necesidades cubiertas. 
Puedo formar personas que en un futuro sean capaces de solidarizarse con los refugiados, con los que sufren, con los niños que huyen. Está en mi mano transformar mi clase y trabajar el control de las emociones, la empatia, la asertividad, el diálogo, la resolución de conflictos, el autoconocimiento, el respeto, el acercamiento a otras culturas, la gestión del miedo, la felicidad, la cooperación...

Un mal sueño que me ha dado una segunda oportunidad para cambiar las cosas y ofrecer a mi hijo un mundo mejor.


Antonio A. Márquez Ordóñez
@AMarquezOrdonez

13 comentarios:

  1. El verano pasado tuve la oportunidad de escuchar las palabras de la Nobel de la Paz, Malala Yousafzai, y su padre, durante un encuentro privado con ellos en Birmingham. Me decían: "Montse, los maestros somos poderosos, porque tenemos en nuestras manos el arma más poderosa para cambiar al mundo". Si todos los docentes la manejamos adecuadamente, aprovechando su potencial para educar en valores y emociones, estoy srura de que conseguiremos cambiar el mundo...

    ResponderEliminar
  2. Estimado Antonio. Tú sensibilidad siempre me emociona. Hoy, además, me has cautivado con un hermoso relato que ma ha hecho reflexionar mi práctica educativa en mi escuela,en mi casa,en mi vida. Yo sí quiero hacer algo. Juntos podremos!!!

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Una entrañable historia llena de sensibilidad y de auténtica verdad. Los docentes tenemos el arma más potente en nuestras manos: la educación de nuestros alumnos, su formación. Tenemos que hacer TODO lo posible para que estas cosas no ocurran. Enhorabuena

    ResponderEliminar
  5. Sin palabras...precioso relato y reflexion.Suerte de conocer personas como tu, que hacen un mundo mejor.

    ResponderEliminar
  6. Rebeca Aguilar Folch10 de enero de 2016, 12:40

    Tu escrito me ha puesto los pelos de punta, sencillamente brillante y conmovedor, un toque de atención a una sociedad que poco a poco va perdiendo su humanidad.Con tu permiso, me gustaría compartir la URL de esta página para que más maestros comprometidos con su labor de educadores se impregnen de tus sabias reflexiones.

    ResponderEliminar
  7. Antonio espero que este mal sueño sea nuestra llamada de atención para el cambio reflexivo y consciente de lo que está pasando a nuestro alrededor. Gracias por seguir compartiendo con nosotros de una forma tan generosa. Un palcer proder seguir compartinedo y aprendiendo tanto de tus sueños... UN abrazo

    ResponderEliminar
  8. Gracias a todos por vuestros comentarios. Me alegra mucho que os haya conmovido y que el mensaje transmitido llegue a muchos docentes. Rebeca, tiene todos mi permiso. Saludos

    ResponderEliminar
  9. Cuando se expresa y manifiesta el corazón,como en este caso,no tengo dudas eso es lo que somos,nuestra esencia humana.Aunque hay quienes sostienen, y de hecho lo comparto, aún somos animales racionales, en proceso de alcanzar el nivel de consciencia del ser humano,nuestra Divinidad.Y mientras ese estado de consciencia conlleve a expandirla,desde cada ser individual hacia el colectivo,estamos un paso mas cerca a pasar de ser un planeta de experimentación a un planeta sagrado como es de esperar.Desde mi corazón,GRACIAS,por compartir este testimonio que contribuye a lo antedicho para la asención definitiva!!!

    ResponderEliminar
  10. Soy maestra de primaria en una escuela rural y he estado estas Navidades en Lesvos ayudando en las costas griegas a estas familias que tu describes tan bien. Hace solo un par de dias que volví y como tú creo que nuestra labor es muy poderosa.

    ResponderEliminar
  11. La verdad que es muy duro la situación por la que están atravesando tanto niños inocentes que no tiene culpa de todo ello. Lo importante que seria educar con corazón que a veces olvidamos que estamos educando a personas, y que estas tienen sentimientos y no son solo objetos de nuestra enseñanza. Educar para el corazón y desde el, es la mejor enseñanza.

    ResponderEliminar
  12. Antonio me has emocionado y conmovido (Sin palabras). Ojalá todos seamos conscientes de lo que dices. Cada día me gusta y me motiva más mi trabajo!!!

    ResponderEliminar
  13. Que bonitoooo!!!! Has contado una historia preciosa que hace reflexionar un monton. Sin duda Tenemos que actuar y empezar esa educacion desde el Corazon para que nuestros pequeños lleguen a ser grandes personas.

    ResponderEliminar