lunes, 28 de diciembre de 2015

Entender la situación de los refugiados, ¿un ejercicio de empatía?

Al reflexionar sobre la situación de los refugiados, en especial de los niños, hay una palabra que siempre viene a mi mente: EMPATÍA. Muchas veces no somos conscientes de las situaciones que nos rodean, porque estamos tan centrados en nosotros mismos que olvidamos pensar acerca de lo que sienten los demás.

Si además, estas personas se encuentran a muchos kilómetros de distancia, este ejercicio se convierte en un gran reto. Por lo tanto me pregunto, ¿cómo podemos desarrollar la empatía en nuestros alumnos? ¿Cómo podemos lograr que valoren acciones cotidianas que para ellos son totalmente insignificantes, y que en cambio, para otros son una gran OPORTUNIDAD? Haciéndoles ver que no todo el mundo tiene la misma suerte que ellos, y que por esa razón, debemos aprovechar todas los REGALOS que nos brinda la vida.

Para trabajar el concepto de EMPATÍA con nuestros alumnos podemos realizar varias dinámicas que les ayuden a comprender que no solamente puedo centrarme en mí mismo, y en lo que yo percibo y siento. Sino que tengo que ser capaz de “ponerme en la piel de los demás para SENTIR Y PERCIBIR lo que ellos viven”.

Los libros son una gran herramienta para acercar el concepto de EMPATÍA a los niños.
  1.  “Hilo sin fin” de Mac Barnett e ilustrado por Jon Klassen: Relata la historia de Anabel, una niña que un día encuentra una caja mágica con un hilo sin fin. Gracias a los colores del hilo, transformará el triste pueblo donde vive. Una mágica historia que nos recuerda el poder de la alegría, la empatía, la inocencia de la infancia…
  2. “Por cuatro esquinitas de nada” Magnífica obra de Jerome Ruillier que nos acerca a conceptos tan importantes como la diversidad, la empatía… Unos amigos se encuentran con un problema: uno de ellos no puede pasar por una puerta porque su forma se lo impide. Ante esta situación tenemos dos opciones: ¿cambiar la forma del niño, recortarle las esquinas? O simplemente ver que el problema no está en el niño sino en el entorno.
  3. “El cazo de Lorenzo” Isabelle Carrier. A través de las páginas de este libro, su autora nos acerca a la realidad de cualquier niño diferente, como todos, porque en realidad no hay dos niños iguales. Sus problemas, sus inquietudes, sus cualidades, todos los obstáculos que debe superar en su día a día. 

2 comentarios:

  1. Enhorabuena Paula, inspirador artículo! Ojalá todos fuéramos mas conscientes de la necesidad del desarrollo de la empatía hacia este colectivo y de lo importante que es instruir a los niños en ella: si deseamos que sean unos buenos ciudadanos, éste es el primer paso!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Paula por ofrecernos estos recursos, la verdad es que ponernos en el lugar de los demás es la parte más complicada cuando queremos que los alumnos (y nosotros también) nos sensibilicemos ante este tipo de situaciones.

    ResponderEliminar